Cihuapipiltin

CihuapipiltinEste era el término que usaban los aztecas para denominar a aquellas mujeres que desafortunadamente habían muerto durante el parto. Vale la pena destacar que las únicas que podían entrar en esta categoría eran quienes estuvieran experimentando su primer embarazo.

En muchos códices y cuentos mexicanos se hace referencia a las características mágicas que los sacerdotes les otorgaban a las Cihuapipiltin. Su rango en ocasiones llegaba a ser equiparable con el de aquellos guerreros aztecas que habían sucumbido en las más violentas batallas.

Por esa razón, eran sepultadas en el mismo lugar que los combatientes. Además, se dice que algunas de ellas tenían la tarea de acompañar al astro rey, es decir, al sol durante su jornada diaria, para que éste no se fuera a extraviar.

Su representación gráfica, nos ofrece aún más particularidades. Por ejemplo, su cabello está adornado con grandes tiras de papel y plumas de aves. Recordemos que esos dos elementos son indicativos de que esas mujeres participaron en un sacrificio, ya que dieron su vida a cambio de traer a un nuevo ser a esta tierra.

Por otra parte, a la altura de los ojos sin vida, se puede ver una línea de color muy semejante a la que podría ser un antifaz moderno. Sobre el pecho llevan varios collares que bien podrían ser de oro macizo.

Desde luego, como en gran parte de las leyendas y mitos prehispánicos, esta historia también tiene su lado terrorífico. Los antiguos afirmaban que estas “diosas de la muerte” bajaban al plano terrenal al menos durante cinco días al año.

En esas fechas, la gente tenía avistamientos de mujeres bajando por el cielo, haciendo hechizos conjuros a cualquiera que se atravesara en su camino.

Finalmente, sólo me resta mencionar a otra clase de Cihuapipiltin, quienes serán conocidas simplemente como tlaciuhqui. Ellas eran capaces de adivinar el futuro con tan sólo tomar entre sus manos un puñado de granos de maíz y arrojarlo sobre una superficie sólida. Existían otras que hacían lo mismo, únicamente que en vez de granos, utilizaban conchas de mar.

Esta entrada fue publicada en Leyendas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *