Cuento de terror el muñeco del médico

Cuento de terror el muñeco del médico

A veces las personas buscan métodos alternativos para curar sus males, ya sea porque la medicina tradicional no les ha ofrecido una pronta solución o simplemente por cuestiones económicas, dado que otras técnicas son mucho más asequibles. El meollo del asunto reside en que muy poca gente ha escuchado las leyendas de terror que se pierden en torno a la acupuntura.

Esta práctica nació en el continente asiático, como una cura natural a un sinfín de problemas. Desde dolor de estómago, hasta reumatismo severo. En fin, el propósito de esta historia no es hablar de los pros y contras de este método curativo, sino enfocarme en las leyendas de terror que ocurrieron en el consultorio del doctor Onofre Rodríguez.

Se decía que ese médico era reconocido por hacer que sus pacientes se sintieran bien desde la primera sesión. A pesar de eso, había quienes aseveraban que aquellos que no querían pagarle sus honorarios al galeno, repentinamente se veían envueltos en una serie de circunstancias extrañas.

Por ejemplo, hubo un paciente que al subirse a su auto, se estrelló contra un poste de energía eléctrica y quedó en estado cuadripléjico. Otro de ellos quedó ciego a los pocos días de haber asistido a la consulta del médico Rodríguez.

Los casos en los que su sanatorio se vio involucrado en desgracias que le ocurrían a terceras personas, fue creciendo hasta que los medios de comunicación difundieron la nota de forma local.

Al percatarse de eso, las autoridades competentes organizaron una redada en la clínica de Rodríguez. Los oficiales quedaron boquiabiertos al descubrir que en un cajón cerrado con llave, se encontraban al menos 28 muñecos de tela con los nombres de los pacientes que habían tenido alguna clase de altercado con el doctor Rodríguez.

Llamaba la atención que a varios les faltaba un brazo o una pierna, aunque la gran mayoría tenía alfileres clavados por distintas partes del cuerpo. Éstas coincidían de manera inequívoca con las lesiones que sufrieron los desafortunados que fueron atendidos por aquel galeno.


Esta entrada fue publicada en Leyendas de terror. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *