El Asalto

cuentos de terror asalto

Era otra noche mas, en que los bribones de la colonia, tenían planeado conseguir un buen botín, asaltando a las personas que cruzaban por la calle más transitada, pero que a propósito habían dejado a oscuras desconectando todo el alumbrado público. No se ocupaban de la gente que iba en coche, pues a pie, venían varias personas. Saltaban desde un rincón oscuro, dejaban que el brillo de la navaja hablara por sí solo y los transeúntes no tenían más opción que someterse y entregar todas sus pertenencias. Entonces los malandros se escondían y hacían todo de nuevo con la persona siguiente.

Uno de ellos, divisó a lo lejos un viejecillo de paso lento, que rápidamente identificó como el prestamista del barrio, se escondieron de nuevo entre los arbustos, esperando que pasara frente a ellos para saltarle encima, pero el tiempo seguía pasando y el viejo nada que llegaba hasta ese punto. Se asomaron y extrañamente lo veían caminar, pero por más que esperaban, el viejo no se les cruzaba por enfrente, era como si caminara sin avanzar.

Ya desesperados de tanto aguardar, decidieron ir hasta donde estaba e interceptarlo ahí, pero; a pesar de que no lo perdieron de vista todo el camino, cuando llegaron al sitio donde se encontraba y creyeron rodearlo, en realidad en medio de ellos no había nadie. Pensando que se habían pasado copas y estaban viendo visiones, todos tomaron la cosa a juego y mejor se fueron al parque a reírse un rato.

En su camino, pasaron frente a la casa del prestamista, donde vieron que el pobre viejo estaba siendo velado. Algunos de los mal vivientes cayeron presas del susto, mientras los otros hundidos en su vicio, no se dieron cuenta, que aquella noche, habían intentado asaltar el alma en pena de un difunto.

Esta entrada fue publicada en Cuentos de terror. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Asalto

  1. MARIELA dijo:

    NUNCA ME HUBIERA IMAGINADO ESE FINAL….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *