En el camión de pasajeros

En el camión de pasajerosEmprender un viaje de vacaciones en un autobús económico, el cual a lo largo del trayecto haga muchas paradas continuas, es literalmente la muerte. Sino pregúntenselo a Esmeralda y su hijo Guillermo.

A Memo, como le decían sus familiares de cariño, le encantaban los cuentos de terror cortos. Por su parte, a su madre, le disgustaba que su retoño entablara conversaciones con extraños.

– Hijo, a la gente que no conoces, no debes darle datos personales. Puede ser peligroso. Decía Esmeralda.

El caso es que los dos iban en el autobús y cada hora éste se detenía en la estación de turno, para que algunos pasajeros bajaran y otros abordaran.

En uno de sus descansos, su madre bajo a comprar una botella de agua, no sin antes advertirle a su pequeño.

– No quiero que te muevas de aquí. Y recuerda, mantén la boca cerrada.

El niño, dado a que era un chiquillo maleducado pero a la vez temeroso de las reprimendas de su mamá, decidió no abandonar el autobús, pero si por alguna circunstancia se acercaba alguien a la ventanilla a saludar, el comenzaría a conversar.

Justamente cuando el reloj marcaba las 4:05 de la tarde, Esmeralda regresó y vio a Guillermo platicando tranquilamente a través del vidrio con un vagabundo de muy mal aspecto.

– Bueno ¿en qué idioma te digo que no hables con extraños? Es la última vez que salimos de vacaciones. Eso te lo juro. Le reprochó su madre.

– El ya no es un extraño, es mi amigo el “castor”. Me contó unos chistes buenísimos.

Al oír el nombre de “castor”, Esmeralda recordó que hacía apenas unos días había leído en internet la noticia de que un asesino serial con ese apodo había salido de la penitenciaría estatal.

– Por suerte, en segundos saldremos de aquí y estaremos fuera de peligro. Pensó.

Sin embargo, ignoraba totalmente que Memo le había dicho al vagabundo la dirección del hotel en donde se hospedaría.

Esta entrada fue publicada en Cuentos de terror. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *