La leyenda japonesa de Utsuro-bune

La leyenda japonesa de Utsuro-bune

Era el año 1803 y algunos pescadores de la costa de Harash-ka-hama, que se encuentra en el norte de Japón, se relajaban después de un duro día de trabajo, cuando vieron algo extraño llegar a la orilla. Por el momento, los hombres descubrieron lo que parecía ser un barco de extraño aspecto. El objeto parecía estar vagando sin rumbo por el Océano Pacífico. A medida que navegaba cerca de la costa, los hombres decidieron salir a su encuentro, para observarlo mejor.
Con cuidado, los pescadores fueron hacia el objeto. Cuando se acercaron, se dieron cuenta que no era un barco cualquiera. Por lo menos, no era nada que hubieran visto antes.
Los hombres decidieron remolcarlo hasta la orilla. En ese momento, había más gente alrededor, que tenía curiosidad para ver lo que había dentro. Todos rápidamente lo rodearon y comenzaron a examinar el material con que fue construido el objeto. De la descripción del objeto se sabía por el momento que el material era superior al bambú. Parecía ser algo muy fuerte y suave, con una capa de pintura roja que cubría toda la parte superior. También en la parte superior había varias ventanas de vidrio o de cristal, lo que les permitió ver en el objeto. Las ventanas estaban cubiertas con rejas, tal vez como adornos, o tal vez como una medida de protección.
En cuanto a la parte inferior del objeto, la leyenda dice que fue construida con planchas de bronce. Un dibujo demasiado extraño para la época. Pero lo más extraño era lo que estaba dentro del objeto. Mirando el interior del objeto, los pescadores vieron un interior decorado con símbolos extraños, al menos para ellos. Los símbolos, como formas geométricas, confunden los pescadores japoneses. Que eso quería decir? De dónde venia?
Estos problemas desaparecieron rápidamente porque los hombres habían hecho un descubrimiento excepcional. Dentro del objeto, entre jeroglíficos extraños, había una mujer joven sentada.
Según la historia, la mujer era muy joven y parecía tener sólo 18 o 20 años de edad. Ella se describe como una mujer que tenia el pelo rojo y las cejas como fuego, y una piel de color rosa suave y muy pálida. Los hombres dado cuenta de que la mujer también tenía rayas blancas y el pelo largo y vestía una prenda hecha con telas desconocidas. Como hombres rápidamente rodearon el objeto para ver esta extraña chica, se dieron cuenta de que estaba agarrando una caja alargada. La mujer se puso de pie y los hombres se alejaron. Allí, en plena luz del día, la misteriosa viajera salió del objeto y plantó su pie en suelo japonés.
Los hombres señalaron que no sólo la misteriosa visitante no se parecía a ellos, sino que también hablaban una lengua extraña. La mujer fue descrita como muy amable y cortés.
Tanto los pescadores como la visitante intentaron comunicarse, pero todo fue en vano.
Sentían como que la mujer no se movía, los pescadores decidieron ver lo que ella estaba guardaba dentro de la carcasa alargada. Ella no permitía que nadie le tocara la caja. Los pescadores nuevamente trataron de comunicarse con ella y ella, a su vez, también trató de hacer un intercambio de información.

Después de los intentos de comunicación, los pescadores informaron que la mujer se dio por vencida y volvió a entrar en la Utsuro-bune, y regreso al mar. Ciertamente, hay varias posibilidades para explicarlo. Y estos van desde las visitas extraterrestres a una pelirroja que había sido colocado en un barco de otro continente.
De todos modos, una cosa es cierta: la historia de Utsuro-bune siempre será un misterio.

Esta entrada fue publicada en Leyendas de terror y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *