La niña del parque

La niña del parqueHabía una vez una señora de 45 años que nunca pudo casarse ni tener hijos, decidió mudarse a un pueblo lejos de la ciudad donde vivía. Eligió una pequeña casa acogedora en un vecindario donde se respiraba tranquilidad.

Cerca de su casa había un pequeño parque, a ella le gustaba ir a caminar por las noches para despejar su mente antes de dormir.

Un día cuando iniciaba su caminata escucho ruidos extraños detrás de un árbol, ella pensó que podría ser algún perro. Al acercarse más al árbol escucho la voz de una niña que susurraba ¡ayuda, ayuda!. La señora no la pensó dos veces y corrió lo más rápido que pudo hasta llegar donde se escuchaba la voz de la niña. Cuando llegó al lugar, miró a una pobre niña indefensa con una herida en su cabeza, ella inmediatamente la llevo a su casa para tratar de curarla.

En esa época no había la comunicación con celulares y tener un teléfono de casa era un lujo, por lo que la señora decidió que a primera hora del día iría a la policía a avisar de los hechos.

Cuando empezó a curar a la niña le preguntaba que si que le había pasado y le contestó que no recordaba nada, que despertó en el parque y empezó a gritar. La señora logró limpiar y controlar la herida de la niña, le llevó algo para cenar y la niña consiguió dormir un poco. La señora se quedo sentada junto a ella en una silla cuidándola toda la noche.

Cuando la señora despertó se dio cuenta que en la cama ya no estaba la niña, la busco como loca por toda la casa sin dar resultados. Ella pensó que posiblemente haya ido a la casa de algún vecino y decidió irla a buscar ahí. Tocó la puerta de su primer vecino y preguntó si había visto a la niña, el señor escuchó las características y vestimentas que traía puesta la niña y empezó a llorar. Saco una foto de su cartera y le preguntó a la señora si la niña que había ayudado era la de la foto, la señora contestó inmediatamente que sí. El señor le dijo con la voz quebrada, esa niña es mi hija, la que falleció al caer de un árbol del parque hace dos años.

Esta entrada fue publicada en Cuentos de terror. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *