Los Cíclopes

Los Cíclopes

No cabe duda que la mitología griega nos ha regalado tanto criaturas como monstruos de leyenda. En el primer apartado podemos mencionar a los centauros, seres que podían ser vistos como una fusión entre los seres humanos y los caballos.

Su tarea fundamental era la de instruir a los lugareños de ciertas regiones de Grecia.

Ahora bien, en el segundo lugar encontramos a monstruos, los cuales no necesariamente significaban peligro para la humanidad, sino que fueron denominados de esa manera, por sus características físicas.

Como ejemplo de lo anterior, se me viene a la mente lo ocurrido con los Cíclopes, hombres de gran tamaño que solamente tenían un gran globo ocular ubicado en el centro de la frente.

Su gran habilidad y destreza en el desarrollo y construcción de armamento, fue bien aprovechado por varias de las deidades que habitaban el Olimpo. El más grande de todos ellos, por supuesto era Zeus, quien les encargó la fabricación de un arma capaz de causar el mayor daño posible, con muy poco esfuerzo.

Durante mucho tiempo, los Cíclopes estuvieron pensando cuál sería el mejor diseño. Uno de ellos, sugirió que el arma se confeccionará en forma de báculo o bastón, ya que de esa manera, sería muy fácil de manipular.

Otro, se le ocurrió atrapar en él, la energía contenida en las nubes.

– Es una magnífica idea. Así Zeus tendrá en sus manos un instrumento capaz de recrear los rayos de las tormentas a placer. Mencionó uno más de los Cíclopes.

Pusieron su plan en marcha y en cuestión de semanas le presentaron su proyecto a Zeus. Éste quedó fascinado con la herramienta, no sólo por su diseño (el cual habían modificado, otorgándole el zig zag característico de los rayos). Además de eso, el arma estaba recubierta por una capa gruesa de oro.

Tanto fue el éxito del rayo de Zeus, que se convirtió en su posesión más preciada. Velozmente la reputación de los Cíclopes se esparció por todo el Olimpo, e inclusive el propio Poseidón les pidió que le confeccionaran un tridente mágico para controlar las corrientes marinas. Pero eso será una historia que abordaremos más adelante.

Esta entrada fue publicada en Leyendas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *