Sueños con karaoke

Sueños con karaoke

El término karaoke se acuñó hace tiempo en Japón, para designar aquella actividad en la que cualquier persona canta una canción acompañado de una pista musical. A fin de que al participante no se le olvide la letra, cuenta con un monitor ubicado al frente de su posición.

Los expertos aseguran que los sueños con karaoke muestran peculiaridades sumamente positivas, puesto que al estar cantando en un escenario, tú eres el protagonista de la situación.

Después de despertar de una siesta en la que viviste esta experiencia, te sentirás cargado de energía y ninguna cosa que suceda a tu alrededor hará que pierdas la alegría. A veces el significado de los sueños también aborda el lado contrario de lo que sucedería en el mundo real. Quiero decir que si a menudo sueñas con que tú eres el único que canta en el karaoke, ilustra que necesariamente requieres socializar más, puesto que faltan amigos en tu vida.

Tal vez eres una persona introvertida, a quien sólo le preocupa el mundo visto desde una óptica personal. No obstante, jamás olvides que el mundo está lleno de personas valiosas y puede que en alguna ocasión requieras del apoyo de alguna de ellas.

Dependiendo del tipo de canción que te veas interpretando en el sueño con karaoke, será la manera en que te levantes. Por ejemplo, si estabas cantando una canción alegre, despertarás con una gran sonrisa en los labios. En cambio, si las notas de aquella melodía eran tristes, la melancolía se apoderará de ti aunque sea por unos cuantos instantes.

Para cerrar esta entrada, nos gustaría decir que hay veces en las que el soñador se siente eufórico al estar cantando en un karaoke. Supongamos que comienza la canción y las personas que están frente al escenario empiezan a corear tu nombre. Y no sólo eso, sino que algunas de ellas suben a la tarima con la intención de tocarte. Según la interpretación de los sueños, eso simboliza que inconscientemente deseas convertirte en una persona popular, ya sea en tu entorno escolar o laboral.

Esta entrada fue publicada en Mitos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *